GENERALIDADES

 

Al hablar de dieta, rápidamente se nos pasa por la cabeza el concepto de receta temporal para paliar y solucionar algún desorden alimenticio que nos causa problemas ya sea obesidad, trastornos digestivos, etc. Y, en ciero modo, es así solo que deberíamos hablar, más bien, de dieta y no dietas ya que esto implica caer en el caos actual de experimentación con mayor ó menor éxito pero más bien bajo la influencia de las incontables modas del momento ó la creatividad de ciertas personas que aprovechan este tirón para lucrar su negocio.

Desde el punto de vista yóguico, creemos que no hay dietas sino La Dieta que no es sino el conjunto de alimentos organizados que se aproximan más a la naturaleza humana y a sus necesidades fisiólogicas en función a su estructura anatómica y digestiva que es la que lo marca.

El ser humano, aunque se le considera omnívoro, por su estructura anatómica y fisiólogica, da la talla más bien de fruguívoro y vegetariano aunque, por su capacidad de adaptación y en función de las diferentes etapas que ha ido recorriendo a lo largo de su evolución, ha pasado por difrentes épocas , territorios geográficos y culturas que le han marcado su alimentación tan diversa  y, quizá por ello, actualmente se encuentre más influenciado por los hábitos y el paladar, que por la adecuación a su anatomía digestiva.

Esto ha dado lugar a los llamados “Grandes males de la alimentación” que afecta actualmente y desde hace bastante tiempo a buena parte de la población “civilizada” mediante muchso sintomas que se resumen con el nombre genérico de “Enfermedades de la civilización”.