Principios en la Meditación

 “El Sí mismo no es el cuerpo individual ni la mente individual, sino más bien ese aspecto profundo que hay dentro de cada persona y que conoce la Verdad”. Swami Vishnu Devananda

Para progresar en la meditación es necesario, además de progresar en los demás pasos de Yoga que nos ayudan a preparar la mente y el cuerpo, crear el hábito de meditar todos los días de manera que el cuerpo se vaya adaptando y sintiendo la meditación como una necesidad, una necesidad de desconectarse tal como de comer, dormir, trabajar, etc.

Para ello, Swami Vishnu Devananda formuló doce principios que ayudan enormemente a crear este hábito y experimentar las etapas y pasos básicos de este estado tan singular.

LOS DOCE PRINCIPIOS DE LA MEDITACIÓN
  1. Reserva para la meditación un lugar especial, siempre el mismo, cuyo ambiente te ayudará a silenciar la mente.
  2. Escoge un momento en el que la mente esté libre de preocupaciones cotidianas. La primera hora y la última son ideales para estos fines.
  3. Practica todos los días en el mismo lugar y a la misma hora, así la mente se aquietará más rápido.
  4. Siéntate cómodamente con la espalda, el cuello y la cabeza en la misma línea vertical mirando hacia el norte ó el este.
  5. Instruye a la mente para que se mantenga tranquila mientras dure la sesión.
  6. Regula la respiración hasta que esta sea fluida y lenta. 
  7. Establece una pauta rítmica para tu respiración, inhalando y, después, exhalando, durante tres segundos aproximadamente.
  8. Al principio, deja que la mente vagabundee; si la obligas a concentrarse, sólo conseguirás que se vuelva más inquieta.
  9. Ahora, lleva a la mente al punto focal que hayas elegido, ya sea al ajna chakra (entrecejo)  ó al anahata chakra (corazón).
  10. Aplicando la técnica que hayas escogido, mantén el objeto de tu concentración en ese punto focal durante la sesión.
  11. La meditación se produce cuando alcanzas un estado de pensamiento puro, pero sigues reteniendo la conciencia de la dualidad.
  12. Después de larga práctica la dualidad desaparece y se alcanza el Samadhi, el estado de Supraconciencia. 

    Comienza por no fallar ningún día. te recomiendo que comiences por 5 a 10 minutos simplemente estando quieto y dejando fluir los pensamientos sin detenerte en ninguno en concreto. Así empezarás a entender tu propia mente y, por otra parte ya vas a sentir los efectos de la desconexión, aunque sea corta, sobre tu propio cuerpo.