¿Qué es Meditación?

 

 “La meditación es un estado diferente al pensamiento habitual y a la reflexión a través del cual podemos alcanzar y experimentar otros estados de conciencia y atravesar las barreras mentales que lo impiden fomentando, de este modo, la intuición al trascender el razonamiento“.

El Pensamiento resultante en la vida cotidiana debe predominar el positivo  ya que es el más cercano a la realidad de las cosas cuando comprendemos correctamente el sentido de la existencia. Esta calidad de  pensamiento es el que puede ayudarnos a mantener un estado de salud mental y física equilibrado ya que está desprovisto de envenenamiento mental.

La meditación es el estado en el cual trascendemos la influencia de los sentidos y de la mente inferior” (Sw. VishnuDevananda)

Es la única manera de disfrutar de la Paz mental la cual no se adquiere mediante la razón sino mediante la identificación con lo observado. Es una experiencia directa y total. Cuando uno hace meditación debe dejar reposar la mente puesto que este estado nada tiene que ver con el razonamiento al que estamos tan acostumbrados en la vida corriente. Pero no debemos luchar con los pensamientos ya que esta sería una batalla perdida puesto que la mente, en ese caso, volvería a hacerse cargo de la situación dando al traste con el esfuerzo que estábamos llevando a cabo para dominarla.

Para meditar, en las primeras fases, solo se pide “No hacer nada”, dejarse llevar y acostumbrarse a ser testigo neutral de nuestro propio proceso mental sin juzgar ni analizar nada en absoluto.

Para meditar solo se pide paciencia y “dejarse llevar”, es decir, dejar que la meditación suceda de la misma manera que ocurre con el sueño. Cuando vamos a dormir no solemos pensar “ahora voy a dormir, tengo que dejar de pensar y pasar al estado de sueño profundo”. Si actuáramos de esta guisa seguramente lograríamos vivir el insomnio.

La meditación es un estado natural fuera del pensamiento, fuera del análisis. Se trata más bien de ser conscientes en el aquí y ahora, sentir que somos una totalidad con el universo, que, como una gota en el Océano, formamos parte de un todo y sentir como un todo.

Meditar nos conduce a comprender de forma directa nuestra propia naturaleza. Sentir que estamos conectados al Cosmos y, por tanto, podemos sentir lo infinito fuera del razonamiento donde esa noción es difícil de entender.

Probablemente, al principio, no pasará nada simplemente que hemos estado quietos y relajados lo cual ya es un adelanto porque ayudará a nuestra mente a relajarse aunque solo sea por unos momentos y seguramente, nos sentiremos más tranquilos. Pero con el tiempo, entraremos en otra dimensión, otra forma de ver las cosas y, sobre todo, empezaremos a sentir esa parte de nosotros que es nuestro verdadero Ser, momento en el que experimentaremos esa sensación de Paz inmensa y felicidad que nunca antes habíamos experimentado y que no podremos ni querremos abandonar nunca más.